Si trabajas por cuenta ajena y te das de alta como autónomo debes de tener en cuenta lo siguiente:

1 -. Cotizarás a la Seguridad Social por dos regímenes. 

  • Son compatibles los regímenes de cotización por cuenta ajena o general y el de autónomos o RETA. 

2-.  En el momento de darte de alta de autónomo si puedes beneficiarte de alguna bonificación tendrás que elegir cuál quieres. La bonificaciones son:

  • Optar por la tarifa plana si cumples los requisitos
  • Aplicarte otras bonificaciones que son:

Si trabajas por cuenta ajena por una jornada laboral completa:

  • Primeros 18 meses: hasta el 50% de la base mínima de cotización: 446,62 euros. Ello supone una cuota mensual de 133,52 €.
  • Segundos dieciocho meses de alta: 75% de la base mínima: 669,93 euros. Cuota mensual de autónomos de 200,28 €.

Si trabajas por cuenta ajena por jornada laboral parcial superior al 50%:

  • Primeros 18 meses: 75% de la base mínima de cotización: 669,90 euros. Ello supone una cuota mensual de 200,28 €.
  • Segundos dieciocho meses de alta: 85% de la base mínima: 759 euros. Una cuota mensual de autónomos de 226,94 €.

4-. No necesitas marcar la cobertura por incapacidad temporal

  • Cuando te das de alta en Seguridad Social no será necesario que indiques que SI a la cobertura de la incapacidad temporal ya que la tienes cubierta por la empresa en la que estás contratado. 

5-. El periodo cotizado por el régimen de autónomos no cuenta para acceder a la prestación por desempleo. 

  • Para poder optar a la prestación por desempleo por las cotizaciones pagadas por el RETA has tenido que estar cotizando durante los 12 meses anteriores y por la cobertura del cese de actividad. En cambio, si podrás volver a acceder a la prestación si vuelves a trabajar por cuenta ajena y al finalizar tu contrato laboral solicitas la prestación por desempleo.

6.- En el caso de jubilación las cotizaciones por el régimen general y por el RETA producidas de forma simultánea no se sumaran para tener más periodo de cotización a efectos del cómputo del plazo para acceder a la prestación por jubilación. 

  • En este caso al jubilarte por uno de los regímenes por los que has cotizado. Lo normal será elegir jubilarte por el régimen general, las cotizaciones que se hayan producido por el régimen por el que no se causa jubilación, podrán acumularse a las del régimen por el que se accede a la jubilación, a efectos del cálculo de la base reguladora, sin que en ningún caso se pueda exceder la base máxima de cotización establecida por ley en cada momento. Es decir, servirán para calcularte el importe de la pensión que vas a cobrar. 
  • Ejemplo: si una persona ha cotizado durante 20 años en el régimen general y después ha cotizado otros 15 años en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), tendrá un total de 35 años cotizados a efectos del plazo para acceder a su jubilación. En cambio, si durante 20 años ha cotizado de forma simultánea en el régimen general y en el RETA, con bases de cotización de 1.200 y 700 euros respectivamente, y procede a jubilarse por el régimen general, ese periodo computará como 20 años pero por una base de cotización de 1.900 euros. 

¿Encontró su respuesta?