Más allá de esos momentos en los que podemos "jugar" con la ley, hay una serie de gastos no deducibles en IRPF para autónomos y que tenemos la tendencia de deducirnos. Nunca te deduzcas:

  • Multas y sanciones: da igual si esa multa la has percibido directamente por tu actividad laboral, estamos ante un caso claro de gasto no deducible que Hacienda nunca admite.
  • Los donativos: es importante que recuerdes que la partida por donaciones no se puede deducir en el IRPF.
  • Gastos con entidades "tramposillas": los negocios que hagamos con personas o empresas que residan en paraísos fiscales (muy al estilo "Los papeles de Panamá") no nos generan gastos que podamos deducir.
  • El IVA soportado que ya te hayas deducido en la declaración trimestral de IVA. Es decir, el IVA se deduce cómo IVA, no como gasto porque si no se duplicaría su deducción. Cuando contabilizas una factura de gasto con Declarando, cada cosa va a su sitio, no te preocupes.
  • Los impuestos que hayas pagado. Es decir, si pagas 100€ en la liquidación de IVA 303, o del modelo 130, o cualquier otro impuesto, no lo puedes añadir como gasto, porque no es un gasto.
¿Encontró su respuesta?