Contabilizar facturas de ingresos o de gastos en otra divisa, es relativamente sencillo, simplemente las tendrás que contabilizar el Euros al cambio de la fecha de la factura. No obstante, en todo lo relacionado con la contabilidad, se aplica habitualmente el curioso "principio de la importancia relativa". Es decir, sentido común. 

Te pongo un ejemplo, si compras en una empresa americana algo que vale 30$, si lo pagas en el mismo momento (cosa habitual en internet), no hay problema, porque sabes que te ha costado por ejemplo, 25€ porque ves el cargo en la tarjeta. Contabilizas la factura por 25€ y te olvidas de los dólares. En cambio, si tienes un acuerdo con tu proveedor para pagarle al recibir la mercancía. La factura la emitió al salir la mercancía, y en ese momento, eran 25€, pero al cabo de un mes (porque va en barco), el dólar se ha revalorizado y esos 30$, en el momento que debes pagar, ya cuestan 28€. Lo correctísimo, sería que en la fecha de la factura contabilizaras 25€, y al pagarla, hicieras otro apunte contable por los 3€ de diferencia. Lo que dice el sentido común, y por extensión el principio de importancia relativa, es que puedes dejar los 25€ y no hacer el ajuste porque son pequeñas diferencias. Si estuviéramos hablando de miles de euros, sí deberíamos hacerlo correcto.

Para mayor detalle, desglosemos ahora entre ingresos y gastos.

  • Gastos: como en el ejemplo anterior, deberás contabilizarlas siempre en Euros, nunca contabilices facturas en una moneda diferente al Euro. Este tipo de facturas siempre serán facturas de fuera de la UE por lo que serán GASTOS CON FACTURA tipo NO EUROPEAS.
  • Ingresos: cuando vendes a una empresa en otra moneda diferente al euro, no podrás utilizar el generador de pdf de facturas de Declarando, porque no admite generar facturas en otra divisa a no ser que le digas a tu cliente que le emites la factura en Euros. Lo puedes hacer con un Excel o Word, y luego en Declarando traspasar la factura con el importe en Euros. Recuerda, si el cliente te paga en el futuro y se producen diferencias de cambio, si son pequeñas no pasa nada, pero si son elevadas (o simplemente por llevar un mejor control), debes la diferencia contabilizarla como un Gasto sin Factura TIPO AJUSTE CONTABLE en positivo o negativo. En el concepto del gasto, indica el número de factura a la que se refiere.
¿Encontró su respuesta?