El formulario del modelo 130 se usa para pagarle cada trimestre parte de tu beneficio de forma adelantada a Hacienda. A final de año, si con estos 4 anticipos le has pagado más de lo que te toca, la Agencia Tributaria tendrá que devolverte el exceso satisfecho cuando presentes tu Renta. Es decir, es como si le anticiparas de forma aproximada los impuestos que pagarás en tu renta. 

No confundas el modelo 130 con las retenciones de IRPF que aplicas en tus facturas.

EJEMPLO DE CÁLCULO: Ingresos menos Gastos de lo que has facturado a tus clientes desde el principio del año, es decir, de trimestre en trimestre vas acumulando, no se calcula independiente cada trimestre. A este resultado lo multiplicamos por 0,20 (es decir, extraemos un 20%). A la cantidad que te resulte de la operación anterior le podrás restar el importe de las retenciones de IRPF que hayas aplicado en tus facturas (si aplicas) en este mismo periodo. Y ya está, ahí tienes el resultado.

Por otro lado, ten en cuenta, que lo que pagues de modelo 130 en el primer trimestre, lo restas en el segundo, para no pagar dos veces por el mismo beneficio, y así sucesivamente en los siguientes trimestres. 

Con Declarando, el modelo se calcula automáticamente y te olvidas de preocuparte de su cálculo y de aplicar posibles deducciones que a veces tiene este modelo (como una habitual, que resta al resultado un 5% de tu beneficio, en concepto de gastos de difícil justificación). Si no estás seguro si tienes que presentarlo, aquí te explico cómo saberlo.

Lo único que tienes que hacer es seguir los consejos imprescindibles que te da nuestro asesor virtual sobre ingresos y gastos, y luego lo podrás enviar con un solo clic.

¿Encontró su respuesta?