¿Te has comprando una impresora y no sabes si te la puedes deducir? ¿Has mirado en el listado de Gastos Deducibles del Asesor Virtual y no encuentras la funda para el coche que te acabas de comprar? 

El listado de gastos analizados por el asesor virtual, no abarca todas las posibilidades por dos motivos: porque hay gastos que no presentan ninguna controversia y es evidente su deducción, y porque hay gastos que son similares en normativa a otro que hay en el listado.

Si no está en el listado y no hay ninguno parecido, seguramente será un gasto deducible, pero para asegurarte, debe cumplir los siguientes requisitos básicos:

  1. Gastos contabilizados

Si no está en tu contabilidad, no será nunca deducible.

   2. Gastos justificados 

Todos los gastos tienen que estar justificados: ¡Pide factura de todo! Ante un requerimiento las tendrás que mostrar y defender con coherencia. Si no tienes factura y sólo tienes un tiquet o factura simplificada, no te podrás deducir el IVA, deberás contabilizarlo como Gasto Sin Factura por el total. No obstante, ten en cuenta que hay ciertos gastos que nunca llevan factura, aquí tienes la lista

  3. Gastos vinculado a tu actividad

Debe ser un gasto necesario para realizar la actividad. La clave está en la palabra "necesario". Si tienes dudas sobre si es "necesario", ponte en la piel del inspector de Hacienda.  Si compras una colonia y dices que es "necesaria" para enamorar a tus clientes, quizás no convenzas al inspector. En cambio, una impresora, queda claro que es "necesaria" para tu actividad, no tendrás ningún problema con ella.

¿Encontró su respuesta?