Cuando realizamos visitas comerciales a clientes, nos gastamos dinero. Ir a comer con el cliente o proveedor a un restaurante, coger el metro o un taxi, coger nuestro coche para ir a otra ciudad o incluso coger un avión (ese billete sí que escuece). Cuando viajamos a sitios lejanos, el número de gastos se dispara aún más, hoteles, hostales, apartamentos, coches alquilados, todo tipo de comidas y bebidas, etc. Esa gasolina que pones en tu coche te cuesta dinero, y luego cuando le cambias las ruedas a tu coche porque has ido a visitar a muchos clientes, ¿quién lo paga?

Sobre todos estos tipos de gastos, hay mucha controversia porque muchas veces son difíciles de separar de los de la vida personal. Estos gastos "especiales" son difíciles de diferenciar entre el uso profesional y el privado. Es decir, cuesta justificar que esa comida que has hecho con un cliente, no la has hecho con un amigo.

Hacienda prestará especial atención a dichas facturas y tiquets las cuales son más complicadas de justificar y, por tanto, ser desgravarlas. Pero tranquilo, para asegurarte de hacerlo bien, debes consultar con el botón de Gastos Deducibles el gasto concreto que quieres analizar y el asesor virtual te dirá como podértelo deducir. Sigue sus indicaciones para pagar menos impuestos y no morir en el intento.

¿Encontró su respuesta?