Cada vez somos más los autónomos que vendemos o compramos fuera de España. Hoy en día, es muy habitual tener un cliente o proveedor que está ubicado en Brasil, Argentina, Estados Unidos, etc.

Este tipo de operaciones internacionales son diferentes de las que tenemos con clientes o proveedores de la U.E. 

TIPOS DE FACTURAS NO EUROPEAS

1. Exportaciones

Si prestamos atención a la definición, una exportación es un régimen aduanero que permite la salida de mercancías del territorio de la U.E. Dicho en un lenguaje que puedas entender, las exportaciones son ventas de materiales que se envían hacia otros países que no son miembros de la U.E.

En este artículo te explicamos cómo funcionan estas operaciones mejor

2. Importaciones

Las importaciones son operaciones bastante frecuentes. Se entiende por importación cualquier entrada de bienes o materiales a algún país de la U.E. procedentes de otro país que no es miembro de la U.E.

Por ejemplo, la entrada por el puerto de Valencia de una maquinaria procedente de Japón. Tenemos dos países implicados en esta operación y un bien que se traslada de un país no europeo a otro que sí lo es. Aquí te explicamos mejor cómo funcionan las importaciones.

3. Prestación de servicios a un cliente

Cuando no hay movimiento de materiales, ya no son exportaciones. Este tipo de operaciones tienen otra manera de funcionar. Te lo explicamos mejor aquí

4. Prestación de servicios de un proveedor

Como pasa con nuestros clientes, cuando compramos un servicio a un extracomunitario, no se trata de una importación si no de una prestación de servicios. Por lo tanto, el funcionamiento es equiparable al caso 3. Aquí te explicamos cómo funciona. 

¿Encontró su respuesta?