Recordemos, importación es cuando compramos una mercancía fuera de Europa, no es un servicio.

Las importaciones van a tributar en el lugar de llegada de los bienes. Con esto quiero decir que si el bien importado termina entrando en España, será la Hacienda española la que tiene competencia para exigir el IVA español que le corresponda. Lo normal será aplicar el 21% al importe correspondiente a la base imponible de la factura relativa a esa importación.

Por base imponible me refiero al valor de aduana de ese bien más los derechos de importación o aranceles que deben de pagarse para poder sacar dichos bienes de la Aduana.

El valor de la aduana está compuesto por el precio del bien más una serie de gastos accesorios. Los gastos accesorios dependerán de cada operación de importación. Podrán ser, por ejemplo, los envases y embalajes unidos al bien, cánones o licencias que tenga que pagar el comprador, seguros, transportes hasta la aduana de salida etc. Es decir, todo lo necesario para que el bien llegue a su destino y que no está incluido en su precio pero que debe de pagarlo el comprador.

Pongo un ejemplo para que se comprenda mejor: imaginemos que hemos comprado a una empresa rusa mobiliario de oficina cuyo precio son 900€. Los muebles nos los envían desde Rusia en avión hasta Madrid, costando 100€ el traslado de dichos muebles desde la fábrica de nuestro proveedor ruso al aeropuerto de Moscú. Al llegar los muebles a Barajas son descargados del avión y eso tiene un coste de 100€ más y los derecho arancelarios correspondientes a este tipo de bienes son un 10% sobre el valor en aduana

¿Cuál es la base imponible de dichos bienes sobre la que aplicar el 21% de IVA? En primer lugar, en este ejemplo se tiene que aplicar el IVA español porque ya hemos dicho que quien tiene competencia para gravar las operaciones de importación, es el país al que llegan los bienes importados.

Para saber sobre qué importe aplicar el IVA español, en este caso el 21% se deben de hacer los siguientes cálculos:

  • Precio de los muebles = 900€
  • Transporte hasta aduana = 100€
  • Valor Aduana = 1.000€
  • Arancel del 10% = 100€
  • Descarga de los muebles = 100€
  • Base Imponible = 1.200€
  • IVA al 21% = 252

Tendríamos que pagar como importadores 252€ de IVA por entrar en España muebles procedentes de Rusia.

El que tiene que pagar el IVA de la importación es el propio importador. Es decir, es la persona que consta en aduana como importador y la que puede sacar los bienes de la aduana.

Lo normal es que el importador sea el que ha comprado los bienes a un proveedor extranjero. Este IVA le será exigible al importador desde el momento en el que tenga que pagar los aranceles de la Aduana o lo que es lo mismo, los derechos arancelarios para poder llevarse los bienes importados.

Para ser importador no es necesario que se cumpla ningún requisito específico. No se necesita tener NIF IVA como si es obligatorio para realizar operaciones intracomunitarias, ni tampoco es imprescindible que se sea empresario.

Para pagar el IVA de la importación se puede hacer de dos formas:

  1. Regla General: pagarlo directamente en Aduana antes de sacar los bienes y llevártelos a tu casa
  2. Regla Especial: se puede pagar mediante el Modelo 303 de IVA (casilla 77) correspondiente al periodo en el que los bienes han llegado a la Aduana. Esta segunda opción se debe de solicitar a Hacienda voluntariamente, pero sólo tendrán opción de hacerlo aquellos empresarios o profesionales que presenten el Modelo 303 mensualmente
¿Encontró su respuesta?