Es muy habitual que bares, restaurantes y cafeterías utilicen este tipo de factura, aquí se explican las diferencias con la factura normal

Como este tipo de facturas no están a tu nombre (si estuvieran a tu nombre, se contabiliza como una factura normal), no te podrás deducir el IVA y deberás contabilizarla como sigue:

  1. Entras en Tus Gastos
  2. Seleccionas Gasto Con Factura
  3. Rellenas los datos y en el IVA seleccionas tipo 0% (aunque sea cualquier otro tipo de IVA)
  4. En el total pagado pones lo que has pagado

De esta forma, te deduces el IVA como gasto, no como IVA, no lo recuperas, pero por lo menos pagarás menos en la renta por ese gasto ya que te disminuirá el beneficio.

¿Encontró su respuesta?