A veces, tenemos ingresos no relacionados con nuestra actividad que despiertan la duda, ¿dónde los pongo? Este tipo de ingresos no hay que contabilizarlos en ningún sitio. Ejemplos de ingresos:

  • Nóminas de otro trabajo: el año que me he dado de alta de autónomo, trabajaba en otro sitio y tenía una nómina. No debes reflejarla en tu contabilidad. En tu renta anual, cuando descargues el borrador aparecerá en la sección de rendimientos de trabajo.
  • Premio de lotería o similar: si te ha tocado un premio de algún tipo, y no tiene nada que ver con tu actividad, no debes contabilizarl

En cambio, podemos tener ingresos extraordinarios, que sí debemos incluírlos en nuestra contabilidad, si están vinculados a nuestra actividad.

  • Subvenciones para compra de material o equipamiento: si pides una subvención para comprar algo.
  • Subvenciones para la contratación de trabajadores: si esta subvención la recibes en forma de transferencia o similar (si simplemente dejas de pagar seguridad social, no te afecta)
  • Cobro de una prima de seguro.

En los casos de ingresos extraordinarios vinculados a tu actividad, contabilízalos como ingresos marcando tipo de IVA 0%. 

¿Encontró su respuesta?